Homenaje a
Enrique Camia

Contacto

PRESIDENCIA
ALAS de Córdoba

Chubut 333,
Ciudad de Córdoba
Argentina
Tel. (0351) 4809567
correo electrónico crefor

`` Nacida Transexual ´´ relato de una vida, por Yolanda Alvarez PDF Imprimir Correo electrónico
Viernes 20 de Febrero de 2009 09:44
 Email de la autora: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla )

Que fácil debe resultar la vida teniendo claros tus objetivos, me imagino que para los seres perfectos en armonía cuerpo-mente los objetivos van surgiendo a medida que vives, pero para los imperfectos de la naturaleza, para esas personas en desarmonía cuerpo-mente, su vida puede convertirse en una búsqueda continua de ese equilibrio.

La metafísica, la religión, la meditación se supone te ponen en equilibrio con tu entorno, pero que sucede cuando abres tus puertas y te introduces en un sistema organizado, que sucede cuando sonríes al mundo que llora, que sucede cuando tu equilibrio desequilibra a las masas.

Fui niña, si, niña rosa en un mundo azul.

En mis primeros años de vida, feliz e inconsciente de mi anomalía, fui simplemente niña rosa. Mi niñez se desenvolvía  con normalidad como cualquier niño que aun no diferencia los colores, los sabores, el día de la noche. Como cualquier niño normal, hasta aquella noche.

Aquella noche, de la cual prefiero no acordarme, cubrí mi cuerpo con una especie de caparazón de autodefensa frente al mundo que me esperaba, aquella noche descubrí que era diferente. Como consecuencia deje de jugar en grupos, deje de amar en público, comencé a llorar en silencio.

Aquella noche de la cual prefiero no acordarme, descubrí que mi vida se iba a convertir en una lucha continua de supervivencia, descubrí que la palabra” lucha” marcaría mi vida. Envuelta en mi caparazón protector comenze a vivir mi soledad y separe mi vida publica de mi intimidad. En mi habitación creaba mis fantasías, vivía mis ilusiones y soñaba. Frente al mundo era un chico diferente, dedicado a sus estudios y sin ilusiones exageradas.

Aquella noche marcó toda mi vida.

Que fría es a veces la realidad y más cuando tienes diez años  y toda una vida de ilusiones por vivir.

Mi familia querida, que les puedo pedir ¿quizás comprensión, aceptación? ¿Pero realmente me aceptaba yo? Cuando te sientes tan diferente, cuando te das cuenta que estas fuera de un sistema organizado, y antes de aceptarte y vivir, gritas desde lo mas profundo de tu ser ¡no! Pero estas aquí  y tienes derecho a la vida pues has venido de ella. Esas palabras no las oyes en ninguna parte, la soledad es tu única aliada y sola vives tu silencio.  

Miriam: - Cuando llegues a Barcelona no se te olvide telefonearme, Yolanda. Me hubiera encantado acompañarte pero todo lo quieres hacer siempre tu sola.

- Miriam cariño ya llego el momento, de Canarias a Barcelona dos horitas, luego la clínica Rochas, la Dra. Leyes y fin !espero que merezca la pena todo esto ¡

- Claro que merecerá la pena  Yolanda, ya veras como todo sale bien.

Pasajeros de Aviaco del vuelo 589 con destino Barcelona embarquen por la puerta numero 4

- Vamos Yolanda es tu vuelo, suerte y llámame. 

¡Eres un enfermo! ¡Que dirá la gente!

Las gentes, cuanto daño pueden causar las gentes. Creo en las personas frente a frente, pero las masas me dan terror. La conciencia colectiva esa especie de telepatía en grupos que piensa por todos y que lleva a todos a situaciones no deseadas, me dan pánico y sobretodo cuando no tienes experiencia en la vida por tu corta edad, lo único que puedes hacer es refugiarte en tu caparazón. El entorno familiar es tu primer drama por culpa de las gentes, te castigan, te llevan a médicos y te retiran todo, incluso el amor. En las mejores familias te hacen hasta chantaje, una vida decente a cambio de bienestar económico.

¡Que dirá la gente! 

Sola, fui niña rosa sola  y decidí vivir. Con diecisiete años escribí un bello poema lleno de agobios ante mi realidad. 

Me invade tal fuerza
Que tan solo pensar me pesa
Necesito salir de aquí, de esta esfera sin mundo
Necesito volar, encontrarme.
Que triste es escribir si no dominas la tinta,
si incluso el papel sonríe
que triste es andar sin camino,
reír sin aplausos
llorar sin consuelo.
Me invade tal fuerza que el deseo en vivir va en aumento
Sola, dentro de mí formando un todo en mí, lloro.
 

¿Pero por donde tenía que comenzar? 

Me sentía diferente a los chicos en todo, su forma de comunicarse, sus juegos, sus ilusiones ¿y las chicas? Las adoraba, que suerte poder ser ellas libremente en armonía con todo. Todo estaba perfecto en su mundo Siempre me quedaba observando sus formas de actuar, su naturalidad. Sin embargo sabia que no pertenecía a su grupo, no pertenecía a ninguno. Pero en mi intimidad  vivía las historias más lindas que pudiera soñar nadie, me imaginaba mi mundo armónico. Era mujer y con mis medios al alcance creaba mi escenario donde vivía mis sueños maravillosos.

A veces mis abuelas participaban en mis juegos.

¡Este niño tenia que haber nacido niña¡ 

Les oía comentar  más de una vez mientras eran cómplices de mis juegos ocultándoselos siempre  a mis padres. 

¿Pero por donde comenzar? 

Era consciente que el tiempo pasaba y tenía el derecho a la vida sin más,  a una vida de la cual solo esperaba armonía y equilibrio. Pero ¿por donde comenzar? La sola idea de sufrir una metamorfosis por medio de hormonas y operaciones estéticas me parecía terrorífico ¿era realmente el camino?

Decidí terminar los estudios, con  ellos hice un curso de peluquería. Allí conocí a chicos homosexuales ¡eran  tan diferentes a mí en todo. Ellos lo tenían asumido, vivían en un cuerpo al que no rechazaban y la única diferencia con el resto de los heterosexuales  estaba  en su elección y atracción sexual  hacia una persona de su mismo sexo. Tan poco pertenecía a su grupo. Mi cuerpo no me permitía tener relaciones con otra persona de mi mismo sexo, mis fantasías llevaba faldas y mi mundo era rosa.

El servicio militar puso certificado medico a mi vida  - excluido total por psicosis transexual - 

Aceptada por mí  marche definitivamente del mundo que me rodeo durante mi infancia solitaria e incomprendida.

Señores pasajeros , dentro de unos minutos aterrizamos en el aeropuerto de  Barcelona  

Es el momento. El momento esperado durante toda una vida. Siento temor, inseguridad, miedo ante la vida, ante la nada. Estoy segura del paso que doy, quiero tener mi cuerpo en armonía con mi mente, sin embargo me envuelve un temor a lo desconocido. Lo que la naturaleza te regala por norma de vida, tengo yo qué ¿es natural? ¿Estoy en equilibrio con la naturaleza, la moral, Dios?  Dios, creador de todas las cosas nos izo a su imagen y semejanza. Creo al hombre y a la mujer. 

Mi familia querida, nunca los culpe de nada. Mi  mundo es rosa y el suyo azul. Ahora lo diferencio con razonamiento y madurez que te dan los años. Pero hubo una primera etapa en mi vida  que exigía aceptación plena,  defendía mis derechos con uñas si hacia falta. Por eso comenze el camino recomendado por los médicos  - tratamiento hormonal - Independiente, viviendo en Barcelona, .trabajando en una peluquería, comencé a sentirme menos extraña en el mundo que me rodeaba. La sensación de no pertenecer  a este mundo que tenia en mi niñez se iba desvaneciendo a medida que mi cuerpo iba sufriendo una especie de metamorfosis producida por el tratamiento hormonal al que estaba sometida. Por primera vez en mi vida pude mirarme al espejo y sonreír al ver reflejada en él  la imagen de una personita con el pelo ondulado por los hombros  y sus pechos como dos medias naranjas deseando salir y gritar -libertad merecida-

La sociedad comenzó a poner sus normas pronto, no era todo como soñaba. En el trabajo aceptaban mi feminidad pero no los pechos. Tuve que comenzar a ocultarlos con camisas anchas y mirada insegura  Volver a mis dos personas de antaño, hombre de día, mujer de noche y yo en el centro, esperando mi libertad merecida.

¡Pero tenia que luchar! El paso que había dado tenia que llevarme a alguna parte.  Sola de nuevo, como siempre, apartada de mi familia y con la única compañía  de la mujer que salía de mi interior con más fuerzas cada día, seguí trabajando y soñando. Hasta aquel día en que conocí en amor. 

-. Taxi  a la clínica Rochas , por favor

-. Si señora, donde usted mande

Clínica Rochas, la Dra. Leyes. Tengo hora a las diez y son las nueve. Que poco tiempo falta para dar fin a todo esto. ¿Y después?  La misma con los mismos problemas de siempre pero mas segura,  aunque siempre iré marcada por mi destino. ¿Como tendré que decir después? Hola soy transexual, o quizás ¿sabes que estoy operada de cambio de sexo?  no importa, el paso esta dado. Como dijo la Dra el equilibrio lo tengo que buscar en mi interior  ¡Como aquel día en que conocí el amor! 

Su música sonaba desde la otra calle. Llevaba una enorme minicadena en sus manos y su cuerpo se movía al ritmo de ella. Yo me quede hipnotizada  ante su aura ¡desprendía tanta vida! Al pasar a mi lado  se quedo parado frente a mí. Los dos nos miramos como si nos conociéramos de siempre, el me hablaba  pero  yo solo atendía a sus mirada profunda puesta en mí. Daniel nacido en Alemania de padres españoles, se buscaba la vida por las calles de Barcelona y me amaba. Y yo le ame. Por el perdí mi trabajo y me uní a su vida vagabunda por las calles de Barcelona. Conocí el hambre, la vida bohemia, pero no el sexo. Mi inocencia unida a la inseguridad que tenia como persona, me izo vivir nuestra historia de amor sin sexo pero no por ello menos ardiente. ¡Todo era una locura! Me sentía persona, encajaba en su vida y eso me llenaba. Con él me sentía segura y con ganas de luchar. A su lado viví momentos maravillosos de amor y libertad, pero el sexo  no entraba aun en mis planes, mi cuerpo no era el que yo quería ofrecer a la persona que amaba. La lucha con mi físico estaba comenzando y aunque él me aceptaba como era, yo no. Sabía que no iba a funcionar con la cantidad de complejos  que tenia sobre mí.

Aunque no duro mucho tiempo pues mi proceso tenia que continuar, si puedo decir que el  sentimiento lo viví eterno y sigo con el dentro como un órgano mas de mi cuerpo. Gracias Daniel  por amarme y dejarme marchar

-. Clínica Rochas señorita.

Me viene a la mente mi familia, ahora más que nunca los necesito. Pero no puede ser ¿cómo iba a decirles?  Papá acompáñame al Dr. Que voy a cambiar de sexo, o quizás ¡mama quiero tener en la vida las mismas oportunidades que mis hermanas! O quizás gritar S.O.S a la sociedad por haber creado en mi la necesidad de arreglar algo.  O  pedirle a Dios una explicación de porque a mi  ¿Y después?

Siento la necesidad de correr, de escapar de todo. ¿Estaré bien para la sociedad, me ayudaran a olvidar mi pasado y me premiaran por mi esfuerzo en integrarme en el sistema organizado?  ¿Y después?

 Después naceré de nuevo, seré el centro sobre el cual gira todo. Soledad asumida y satisfactoria, sin temor ni  inseguridad, solo una vida por vivir en armonía con mi entorno y descansar

Enfermera: -. Buenos días. Usted es Yolanda ¿verdad?

-. Si buenos días.

-. ¿le acompaña alguien?

-. No.

-. Bien, le indico su habitación. La Dra. se reunirá con usted enseguida.

Dios siempre te he llevado en mi interior. Recuerdo cuando era niña, en mi confusión por encajar en algún sitio  me acerque a ti. Pensaba que mi diferencia  estaba en ser un elegido tuyo para servirte, incluso quise ser seminarista  ¿Recuerdas qué bien nos llevábamos? Me sabía la misa de memoria, hacia altares en mi habitación. Pero tampoco pertenecía a tu grupo me lo dijiste a tiempo, aquel día del cual prefiero no acordarme. Mi camino era otro muy diferente. Pero en mi soledad cuando te he necesitado, has estado ahí  siempre escuchandome

Espero que todo tenga un sentido. Me hubiera gustado hacer tantas cosas en mi vida. Hubiera estudiado psicología, a los treinta años me hubiera casado, hubiera tenido dos hijos ¡Me hubiera gustado hacer tantas cosa ¡ .Pero salió así . Toda una existencia en busca de mi persona. Como cuando marcho Daniel de mi vida de nuevo sola y sin encontrarle sentido a nada. Bueno, conocí las islas afortunadas  y la verdad para mi lo fueron. Mi equipaje era pequeño, mi economía ridícula, pero llevaba conmigo el entusiasmo y las esperanzas puestas en la vida .

Ay  Dios mío  que triste es vivir vivo. Ahora  si vives muerto como el otro. Por eso decía mi abuela Maria paciencia niña, paciencia. Y es que esa es la clave del éxito, ser siempre niños pacientes

El paraíso de las Palmas delante de mí. Tenia la sensación de que mi vida iba a merecer la pena, deseaba tanto ser feliz.

El trabajo no fue obstáculo, rápido encontré trabajo en una peluquería de una chica madrileña afincada en las islas hacia años. Me enseño nada más llegar  la isla y todos sus rincones. El clima tenia algo mágico y sus gentes algo especial que hacia que me sintiera en casa

Y comencé a vivir, sentir, vestir, hablar, reír como lo que era, una mujer. Y conocí a mujeres diferentes. Me sentía tan llena de vida, tan libre que puedo decir de ese periodo de mi vida que fui feliz, tan feliz que se me olvido que tenía familia y pasado. Conocí el amor en su totalidad. Hice el amor por primera vez y me entregué en cuerpo y alma como si fuera  la única oportunidad que iba a tener en mi vida de volver a amar.

Pero el amor me sonrío  y Juan  bello canario, honesto, sincero y mágico me amo y comenzamos a vivir una historia maravillosa que no había vivido ni en mis mejores sueños

El tiempo pasaba y mi familia decidió ponerse en mi búsqueda. Y de nuevo desperté a la realidad. Mis padres en Las Palmas y yo tendría que presentarme ante ellos con mi nuevo físico orgullosa de estar luchando por mi estabilidad.

La mente es compleja. Toda la educación recibida, las frustraciones, los complejos que arrancan con fuerza desde tu niñez a veces te persiguen toda la vida

Ante mi  mí madre y mi padre, ante ellos su fruto. Me llamo Yolanda  y para llegar donde estoy he tenido que luchar, sufrir en silencio sola frente al mundo. No quiero comentarios de ningún tipo estáis en mi terreno  solo exijo a la vida vivir en armonía conmigo y esto es lo que he conseguido

Quizás para algunos sea cómico estos físicos que luchan por parecerse al de una mujer sin serlo, quizás para otros sea lastima lo que sientan al vernos, pero nosotras estamos luchando desde nuestro interior por encontrar un sitio donde descansar. La guerra por matar las facciones masculinas en nuestro cuerpo puede llegar a extremos increíbles. El tratamiento hormonal que te deja baja de defensas, las depilaciones para matar el vello que no nos corresponde, la nariz ancha, las caderas estrechas, la voz que te recuerda continuamente quien eres. Los años pasando por conseguir lo que a la mayoría se les regala nada mas nacer, un cuerpo en equilibrio con su mente. ¿Merece la pena?

Mis padres estuvieron encantadores  como siempre. Juan los conoció y les enseñamos todas las maravillas de la isla. Y  llego el día de marchar, y marcharon  pero sabia que ya no iba a ser como antes. Sabía que había puesto un cristal entre mi familia y yo. Sabía  que aunque me querían y aceptaban dentro de sus posibilidades, estaba sola en el mundo. Volver a ellos significaría renunciar a mi  y dejar que fabricasen conmigo su prototipo de hijo ideal  Era demasiado tarde,  había comenzado a vivir.

A veces te despiertas de la irrealidad en que vives y la fría y cruda realidad te da los buenos días recordándote quien eres. Recordándote donde estas y  proyectando en tu mente un futuro incierto lleno de contradicciones. Vives en una jungla de cemento, la lucha es diaria y tu cuerpo se carga de negatividad continuamente. Tu caparazón formado en la niñez es  duro y sólido, ir a la defensiva siempre es norma de vida, respirar tranquilidad es un premio a los elegidos

La oferta social que cualquier ciudadano tiene merecida por norma  se convierte en lucha para ti. El trabajo resulta imposible, tienes que demostrar el doble y así y todo se cierran  las puertas. Buscar una vivienda, saludar al vecino, comprar un bolso, sonreír. Te obligan a encerrarte en tu grupo y vivir en barrios marginales, cárceles con barrotes invisibles impuestos  para los diferentes.

Los normales son los únicos beneficiarios del sistema, tú estás fuera de él. La única opción que tienes  es llevar su mascara  como  muchos, como todos. Es el  juego y debes participar en él

Alguien dijo que una persona es normal  cuando sus  tendencias centrales son las de su grupo y sus reacciones las esperadas por este. El individuo normal o común  se abstiene de realizar acciones que serian reconocidas por los demás  como fuera de corriente o contra corriente

Los demás, los otros, el entorno.....y gritas....y preguntas.

¿QUIÉN ERES TU PARA JUZGAR A NADIE SI TODOS SOMOS CARNE DE PASO?

¿QUÉ CLASE DE CARNE ERES TU QUE TE ATREVES A DISEÑAR MI MOLDE Y PRETENDES HACERLO A TU IMAGEN?

¿QUIZÁS PIENSAS EN PATENTAR TU MOLDE  DE CARNE EN EXCLUSIVO COMO PROTOTIPO PARA CREAR UN MUNDO MEJOR DONDE TODOS LLEVEMOS TU SELLO?

¿QUIÉN ERES TU QUE SONRÍES CON IRONIA CUANDO TE MIRO Y CRUZAS TU CARA-CARNE AL VERME PASAR?

DETRÁS DE UN MOLDE DE CARNE TENDRÍA QUE HABER UNA INTELIGENCIA Y SI ESTA CONECTADA CON EL UNIVERSO  MEJOR, ,  PERO TU ¿QUIÉN ERES TU?  SI MIS PALABRAS TE SUENAN A CHINO Y BAJAS TUS OJOS CUANDO  TE MIRO.

¿QUIÉN ERES TU CARNE  DEL MUNDO  PARA FIJAR TU ATENCION EN MI  VIDA Y COMENTARLA A  MI PASO?

¿TE CREES IMPORTANTE? ¿QUIZÁS POR TU DERECHO A LA VIDA?

¿QUIÉN ERES TU QUE INTENTAS CAMBIAR LA NATURALEZA A TU ANTOJO , LLEVARLA A TUS CREENCIAS Y PULIRLA A TU GUSTO?

¿QUIÉN ERES TU  CARNE  PARA PROHIBIRME VIVIR EN MI?

Y GRITAS, Y GRITAS EN SILENCIO Y PASAS HAMBRE DE AMOR SIEMPRE,  Y TE VAS ADAPTANDO A SER DIFERENTE  SIN SERLO, HASTA TE ADAPTAS  A VECES  A SER PAYASO DEL MUNDO CON TAL DE RECIBIR UNA SONRISA.

El otro día  preparando mi viaje a Barcelona, con la ilusión y el miedo mezclados en mi cuerpo, sin encontrarle aun un sentido a  todo lo que estaba haciendo. Entre en una iglesia cercana. Allí saboree la paz que transmitían las viejas paredes del templo.

Un sacerdote joven con amplia sonrisa  se dirigía al confesionario. A mi mente acudieron recuerdos de mi infancia cuando aun la iglesia tenia en mi vida fuerza y seguridad   

¿Por qué no? ahora mas que nunca me apetecía hablar  con la iglesia de mi como hijo de Dios  ¡ y en un confesionario seria perfecto!  Recuerdo que en mi infancia los chicos nos poníamos frente al sacerdote y las chicas en un extremo separadas por unas rendijas ¿cuál seria mi sitio ahora? Lo solucione rápido  mi interior dirigía mi cuerpo,  y me vi de rodillas, separada por unas rendijas del sacerdote, dispuesta a vaciar mi furia contenida, a desahogar mi ansias de amor.

¡Que extraña sensación arrodillarme en el lugar merecido siempre ¡. Sentirme en el sitio que siempre me correspondió, sitio prohibido para mi.

      ¿Cuántos años hace que no me confieso? ¿como comenzar lo que sin duda será una disyuntiva entre la iglesia y yo? 

      -Padre siempre he llevado a Dios en mi interior pero la vida me fue apartando, no de él  pero si de su entorno.

      -¿Por qué  hija?

      -Porque la iglesia no me acepta como hija  de Dios. Ni usted me aceptara cuando le diga que nací hombre físicamente y que mi vida la he dedicado a equilibrar mi cuerpo con mi mente. En un intento a veces absurdo, en un intento hacia ninguna parte pues el equilibrio que consigues como persona desequilibra a tu entorno y como consecuencia te desequilibra a ti. Es un círculo y la única fuerza que he tenido como aliada ha sido la de Dios. No pretendo confesarle pecados pues no los tengo  mi conciencia esta tranquila  y en paz. Soy mártir por todo, por nada. Pero al fin y al cabo  mártir de mi propia existencia.

       El sacerdote comenzó a hablar. Se oía un murmullo a lo lejos mientras mis piernas comenzaron a  caminar hacia la salida  ¡estoy casada de dar explicaciones, de hablar, de luchar porque me acepten como soy! Ellos  todos han conseguido que mi caparazón de autodefensa sea tan fuerte que ni los golpes puedan romperlo. Ellos han conseguido que ese niño dulce y hermoso  que llevo en mi interior este asustado siempre, cuando lo único que pretendió hace años fue vivir rosa en un mundo azul. 

MÍRATE AL ESPEJO Y DI: ME AMO Y ME ACEPTO TAL Y  COMO  SOY. 

       Mi querida Luise L.Hay, compañera siempre y hoy en este viaje definitivo estas conmigo. Hace años que comencé a leer libros sobre metafísica  y soy fiel a ellos por convicción.

Luise L.Hay me ayuda en esos momentos tan especiales que tenemos. Cerca de la ventana  con la única vista de edificios y gentes viviendo deprisa  estoy sentada con uno de sus libros en mis manos, recuperando la confianza que tanto varía, intentando aislarme de la realidad y esperando con esperanza. Esperar.

Treinta y cinco años vividos en mí, largo es andar sola. Mi querido Juan, mi gran amor. Se que estarías aquí conmigo en este momento aunque creo que de alguna forma estas.

 Fueron cinco años de amor  y felicidad juntos. El me dio toda la seguridad que necesitaba para vivir en mí. Con él, el ansia que tengo por arreglar algo de mi cuerpo no existía. Su amor era pleno y como tal lo sentí. Luchó hasta el último momento de su vida por mí. Su familia no aceptaba nuestra relación  pero él  seguro de su amor  siguió  siempre a mi lado.

 Se que si hoy hubiera estado a mi lado posiblemente no estaría aquí en la clínica esperando. Si hoy hubiera estado a mi lado  nuestro mundo estaría en perfecta armonía sin importarnos nada. Como hasta aquella noche que con el recuerdo se nubla. Aquella noche llegue a casa y él no estaba, esperé. Preocupada comencé a llamar a amigos que no le habían visto. Aquella noche la pase despierta y en soledad, nadie me aviso, nadie me dijo nada.

 A la mañana siguiente sonó el teléfono y un conocido me comunico que Juan había muerto en un accidente de coche la noche anterior.

Y Comente a reír, reír, la vida que fácil me lo ponía todo. 

Su familia lo supo en su momento pero no les pareció suficiente cinco años de convivencia para avisarme

Su madre me llamaba el maricón y era en definitiva una liberación para ella. El mundo no se me cayó encima, yo me caí encima de él. Destrozando todo,  ropas, libros, fotos. Y me encerré en mí con mis recuerdos. Tenía veinticinco años  y no quería vivir más.

Mis padres me rescataron de mi estado. Me llevaron a su casa, me vistieron con ropas anchas, me cortaron el pelo y comenzaron a llamarme Luis. En la soledad de mi habitación Juan consolaba mis llantos y me demostraba que aun seguía a mi lado.

Mi mundo tenía cien metros cuadrados. Mi habitación era mi refugio,  ir al comedor era un castigo para mi me sentía como si estuviera en la calle, miedo, inseguridad, miradas, comentarios. Me sentía como una marioneta sostenida por hilos, pero hilos muy finos que en cualquier momento se desprendían.

Y deje de comer. Me abandoné a la nada, era agradable y me dejaba llevar. En este estado era feliz, soñaba como antaño  películas sin sombras. Vivía feliz en mi sueño y dormía.

Y dormí hasta que un día desperté con frío en mi cuerpo, con un sabor amargo en mi boca. Mis ojos pesaban al intentar abrirlos-

Tuve una visión infernal: Tubos  decoraban mi cuerpo, venas de plástico llegaban hasta mi desde armazones de hierro. Oía la voz de mi madre, las voces de mas  gente, intente seguir durmiendo  pero no me dejaron Llame a Juan pero no me escuchaba  había marchado de mi sueño.

Estaba en un hospital ingresada por abandonarme en vivir, cuando yo siempre he querido vivir y no me dejaron, cuando he querido ser feliz y no me lo permitieron. Ahora tampoco me dejan morir lentamente con mis recuerdos.

Pasó algún tiempo. Todas las tardes venia el Dr. Gonzalo a visitarme, psicólogo y especialista en nutrición Pobre Dr. lo que le hice pasar  pero supo llegar a mi. Poco a poco despertó a Yolanda  que dormía en mi interior resignada ante la realidad.

.......................y Yolanda despertó una tarde y sonrío con un mínimo de esperanzas hacia su futuro incierto.

Tenia ganas de mirarme al espejo. El Dr. dudaba en permitírmelo, tuve que demostrarle  que estaba segura y que quería seguir luchando. Frente al espejo comprobé  que el pelo me había crecido un poco, mi cara estaba cubierta de vello  pero en lo más profundo de mis ojos, rodeados de ojeras moradas, pude ver a Yolanda pidiendo ayuda

Sonreí de nuevo. Me daban paseos por el jardín del hospital,  el olor de las rosas , el sol  y la seguridad de que a Juan le abría gustado verme bella, fueron el motor para recuperarme .

El día que me dieron el alta, en el baño de casa de mis padres frente al espejo  intente rescatar mi imagen perdida. Tarea difícil teniendo en cuenta la mala alimentación y el abandono que había sufrido mi cuerpo pero contaba con lo mas importante mi interior, esa fuerza que me impulsaba de nuevo a la vida . 

                  Viajé a Las Palmas de G. Canarias con miedo, llena de recuerdos y momentos importantes en mi vida.  Sabia que todo iba a ser diferente, yo misma era diferente. Mi corazón estaba cada día mas duro ante la vida.

Que tranquilidad, que liberación sentí al llegar al aeropuerto de Las Palmas después de año y medio perdida en mí  sin mas compañía que mis recuerdos.  Me encontraba segura  con la fuerza que te da los golpes fuertes de la vida, decidida a pasar por encima de todo.

Lo primero que hice fue buscar la tumba de Juan, tarea fácil teniendo en cuenta que su familia pertenece a un pequeño pueblo de pescadores, y allí la encontré. Estuve algún tiempo frente a ella  pero la sensación de que Juan no estaba allí  iba creciendo a medida que pasaba el tiempo ¡Juan esta conmigo¡  Ese altar con su foto y flores no podía producirme nada. Y no volví  nunca mas a verlo, ese fue mi regalo para su familia, el altar les pertenecía. Yo me quedaba con su hijo en el corazón.

Aquella misma tarde frente al mar prometí a Juan que seguiría luchando y que le amaría siempre.

 

Dra.: -. Buenos días Yolanda  llego el momento ¿cómo te encuentras?

-. Prefiero no encontrarme Dra. Quiero flotar con mis recuerdos y dejar que el presente viva sin mí.

-. Yolanda quedo claro que el equilibrio lo tienes que buscar en tu interior. La operación que te voy a realizar es una más, aunque definitiva para eliminar lo que te queda de tu sexo original, no cambia nada en ti. Es simplemente el final de tu lucha, debe ser una especie de liberación para ti ¿no?

-. ¿Usted cree, el final de mi lucha? Usted ha dicho que no cambia nada y así es, seré la misma con  las mismas consecuencias. Hacerlo por mí es mi única fuerza  pero sabiendo que seguiré siendo observada continuamente cuando sientan mi voz, seguiré siendo analizada siempre  cuando busque un trabajo fuera del espectáculo o la prostitución, seguirán y seguirán comentando a mi paso que soy diferente y seguirán apartándome siempre de mi libertad merecida.

-. Esta bien Yolanda  ese teme lo hemos discutido infinidad de veces, no se vive con la gente que no quiere vivir contigo. Hay que crear a nuestro alrededor un  ambiente de verdad entre las personas que forman parte de nuestra vida  y vivir.

Y así vivo Dra. pero me niego a tener  infinidad de menos posibilidades que los demás. Me niego a que exista tanta incomprensión con la naturaleza de las personas  simplemente por falsa moral, por perjuicios sociales ¿quién ha creado estas reglas tan contranatura?

-. Sabes que el sistema esta aquí  Yolanda, la sociedad avanza poco a poco. Las personas de tu sexo  lo tenéis más fácil ahora que hace cuarenta años ¿no?  Ahora puedes vivir con el físico que corresponde a tu mente.

-. Vivir sí pero en una jungla  donde todos son diferentes a ti. Te miran continuamente observando todos tus movimientos, me siento analizada, discutida, criticada, comentada, pero aun tengo esperanzas en la vida Dra. , espero que antes del final se tropiece con mi vida una mirada profunda e inundada de eternidad de esas especiales, que aunque pocas se que existen..

-. Por supuesto Yolanda así me gusta verte. La ilusión es lo último que debemos perder. Ahora te voy a suministrar un tranquilizante hasta la hora de la intervención puedes seguir soñando.           

La soledad asumida era mi compañera. Juan ya no estaba a mi lado y mi vida cambiaba su rumbo. La fuerza del amor siempre ha movido montañas pero ya sin él  sentía el frío de la realidad más fuerte que nunca. El velo que envolvió mi vida durante cinco años vividos en amor había desaparecido. La seguridad de sentirme acompañada, protegida, amada, ya no existía.

Cuantas veces me encerraba en mí buscando un sentido a mi existencia. Pero tenia que seguir viviendo. Mis posibilidades eran muy limitadas, el mundo de la peluquería que siempre había formado parte de mi vida me iba cerrando sus puertas, me costaba mucho que aceptaran mi condición de travestido o transexual. La imagen social, hasta en una profesión tan liberal como es la moda, profesión en la que me desenvolvía  con mucha experiencia.

Los barrotes de cárceles invisibles volvieron a aparecer en mi vida. El mundo marginal. Y allí conocí a los corazones de hierro.

          Como explicarte a ti, que vives en este mundo en su otra cara, que aquí  en esta parte del mundo donde el sol sale a las ocho de la noche y marcha a las ocho de la mañana, donde la luna es luz y energía de vida, donde todo tiene color metálico, donde una sonrisa se paga y una mirada se sufre.

Como explicarte a ti. En esta otra cara del mundo, esa cara heroica donde sus habitantes con corazones de hierro no piden explicación también florecen las rosas, siempre con color de luna, claro, pero rosas al fin y al cabo.

Como explicarte a ti, que allí gritan voces en silencio, se pasa hambre de amor siempre, se vive a un ritmo diferente marcando siempre el momento. 

Como explicarte a tí.

Y conocí a gente humana, a personas que pasaron de luchar más contra el sistema y crearon el mundo que les permitieron. Allí el corazón de hierro ya no tiene sitio para el sufrimiento. Vives tu soledad pero sabes que están ahí para echar sus manos en tus hombros cuando quieras llorar, sabes que su mundo es el tuyo y tu soledad esta multiplicada por miles de soledades esperando ser llamadas.

Las vivencias de toda una vida son similares entre nosotras, sabemos comprender porque cuesta sonreír  a veces,  porque la mirada se nos pierde a veces. Sabemos comprender porque la agresividad forma parte de nuestra vida a veces. Porque gritamos,  reímos, lloramos, odiamos a veces.

Mi mundo es especial, ocupa lo que tú quisiste que ocupase  y servimos para lo que tu quisiste que sirviéramos, y os conocí. Os conocí cuando a partir de las ocho de la noche, hora en que amanece en mi mundo lo visitabais.

Y allí estaba yo, acostumbrada a todo y a nada  en la esquina que los corazones de hierro me ofrecieron para sobrevivir.

 Mi sexo tan difícil de aceptar se había convertido en tu juguete favorito. Tú señor del sistema,  prototipo de hombre normal, macho, empresario del materialismo, educado, seguro de ti. Tu que te permites el juego de criticar a los diferentes,  de marginar a los no normales. Tu macho me das de comer a cambio de mis servicios  y das de comer a millones de corazones de hierro a cambio de sus servicios.

¡Que diferente se ve todo desde esta cara del mundo ¡

Ahora resulta que soy imprescindible para el sistema, vivo de los hombres y mujeres que siempre me han marginado  y sin embargo  aquí  en la soledad de mi mundo  me buscan, me necesitan,  me aman, me desean y mañana  cuando amanezca en su mundo todo seguirá igual, como siempre hasta las ocho de la noche en que amaneceré de nuevo.

Sin darme cuenta fui entrando en el mundo que el sistema tenía preparado para mí. Te rindes a la lucha, si no qué  ¿dónde reclamas?

Conocí el mundo del espectáculo que esta tan unido a nosotras como la prostitución, si sientes  el arte de la interpretación dentro de ti es una profesión bellísima pero como única opción para sobrevivir es denigrante He conocido a grandes payasos que más que hacer reír hacen llorar, pero están ahí donde deben estar. Dos opciones tu eliges, hacer reír o hacer amar.

Que limitado esta todo en esta cara del mundo. A veces sentada a la sombra de mi patio pienso en los grandes revolucionarios de la historia, ellos no permitieron que sus ideales  en la vida se les  anulara, ellos fueron fieles a su mundo y por el lucharon. Somos millones de corazones de hierro gritando en silencio, nadie dice nada, nuestra libertad merecida se nos arrebata nada mas nacer y vivimos entre dos mundos siempre.

A veces sentada a la sombra de mi patio  mi cuerpo se inunda de ese espíritu revolucionario y siento la necesidad de gritar, de exigir mis derechos de decir ¡ vasta  ¡  Pero la labor es complicada, los corazones de hierro han ido creando su mundo desde siempre y están acostumbrados a él, no se imaginan el otro mundo, el de los normales, que te permite darle a la vida un sentido diferente, que te permite enriquecer tu mente y espíritu, que te permite vivir y no dedicar una existencia a nada, a estar limitada por los demás a no poder realizarte como persona, como ser humano  solo porque eres físicamente diferente al status convencional ¿quién creo estas reglas? ¿Quién se atreve a razonarme porque no tengo el mismo derecho a la vida? ¿Quién eres tú para juzgar a nadie?

Desde mi patio, donde nunca florecen las plantas, donde el sol tiene color de luna, donde el aire sopla deprisa. Aquí en mi nuevo hogar rodeada de corazones de hierro  me siento prisionera de la vida. Ya los sueños de antaño no me inundan, la realidad es hoy mi compañera siempre presente, recordándome continuamente quien soy.        

Esperando a que amanezca en mi mundo para de nuevo ser visitadas por los normales, única fuente de ingresos para vivir, estamos los corazones de hierro preparándonos.

El maquillaje  que resalte tus facciones y te borre  el odio contenido. En los labios siempre hay que pintarse una sonrisa para ellos. El pelo con un color fuerte para que la luz de luna lo resalte y vestidas para amar.

El sexo tan discutido es ahora el protagonista, solemos dejarlo al aire como a ellos les gusta, unos simples ligueros visten nuestras piernas  y un gran abrigo, siempre en colores fuertes, nos aísla del frío.

Los corazones de hierro estamos preparados. Un perfume caro pone punto y final a nuestra indumentaria.

Es la hora. Como si de una batalla se tratara  cada una tiene su sitio en la calle, por tu puesto puedes dar la vida. Todo tiene un orden hasta en nuestro mundo. Ellos los normales pasean en sus coches viendo la mercancía, nosotras con la sonrisa pintada en la cara  los esperamos.

A las ocho de la mañana  cuando anochece en mi mundo, casadas de fingir amor  llegas a tu hogar, borras de tu rostro toda mascara pintada y frente al espejo como único compañero sonríes al ver el dinero que los normales pagaron por tus servicios ¡ La jornada fue buena ¡  Ganas un dinero,  aveces demasiado,  por vender tu silencio, por permitir que utilicen tu vida como ellos quieren, y ese dinero es dinero maldito  que te rodea de lujos pero que no llenara nunca el vacío de tu vida, que lo único que hace es comprar tu alma. Ese dinero sucio y mal ganado te permite vivir, comprar  y pagar  hasta el cariño que tanto te falta.  

       El atardecer inspiraba nostalgia cuando el sol anaranjeaba el color del patio convirtiéndolo en un bello poema. No dudaba en sentarme frente a él  donde la perspectiva lo hacia mas creíble.

Allí inspiro mis pensamientos hacia un  futuro imaginable. Allí concentro mi mundo en sus treinta metros cuadrados y me siento protegida y segura, cuando la realidad me llama a veces, cierro sus puertas con infinidad de llaves protegiendo mi intimidad y  reservando mi patio de miradas indeseadas. Aquí mis reflexiones se convierten en esperanzas y sé que pronto todo dará un giro en mi vida.

La comodidad de adaptarme al lugar que el sistema me tiene asignado no me satisface. Todo este tiempo en convivencia con los corazones de hierro he tenido la esperanza de que algún día podré salir de nuevo y seguir buscando un lugar donde descansar.

La seguridad económica es mi tarjeta de presentación y mis sueños se centran en ese momento en que  mi fuerza económica me pueda abrir  nuevos caminos.

Mi trabajo en la esquina que los corazones de hierro me ofrecieron para sobrevivir da sus frutos. Pronto podré introducirme de nuevo en el sistema para jugar mi última carta. He analizado la posibilidad de un cambio de sexo total, eliminar mi órgano sexual único testigo de mi vida pasada. He deseado tanto tener mi cuerpo como me corresponde, que ahora después de haber vivido la realidad palpándola, después de conocer a fondo la clase de mundo en el que vivo, después de esperar tanto no sé si lo hago por sentirme más realizada o inconscientemente lo que deseo es asesinar ese órgano que desde mi infancia me izo  diferente.

Si realmente me permitieran poder realizarme como persona después de la operación hubiera merecido la pena. Si tuviera el apoyo de la sociedad, me animaran, me sonrieran, me ayudaran. Pero todo va a seguir igual y seguiré buscando ese lugar donde descansar. 

-. Yolanda me escuchas. Vamos a llevarte al quirófano para comenzar la intervención

-. Me da todo vueltas

-. Tranquila es normal, tienes suministrado un tranquilizante.

Llamada a casa de la madre de Yolanda 

Miriam: -. Hola buenos días ¿Sra. Garcia?

-. Si dígame.

-. Mire soy Miriam una amiga de su hija

-. ¿qué ha pasado?

-. No nada no se preocupe, pero  creí necesario llamarles para decirles que Yolanda esta en Barcelona y creo que ha estas horas deben estar operándola de cambio de sexo.

-. ¡Ay Dios mío!

-. Mire yo se que ella no les aviso. Además lo decidió todo sin contar con nadie, pero son operaciones delicadas y creí lo mejor avisarles.

-. ¿Estas tú con él?

-. No Sra. Yo estoy en Las Palmas  ella se fue esta mañana temprano.

-. ¿Tienes algún teléfono o dirección donde este?

-. Se que esta en la clínica Rochas y la Dra. se llama Leyes

-. Bueno gracias por todo.

-. Adiós buenos días.

............................

Hermana Yolanda: ¿qué pasa  mama? 

-. Tu hermano que se esta operando.

-. ¿operando de que?

-. Operando de cambio de sexo, me llamo una amiga suya.

-. ¿Y que vas ha hacer?

-. No lo se  hija. Nunca he sabido que hacer con tu hermano, siempre he tenido la esperanza de que todo esto pasara con el tiempo pero ya ves.

-. ¿Vas a ir?

-. ¿Ir? Yo estoy totalmente en contra de la vida que lleva tu hermano y de todo esto, no puedo actuar como si no pasara nada y además está tu padre.

-. Mama si ya dio este paso creo que tus esperanzas se acabaron, además él siempre ha procurado separar su vida privada de su vida familiar, bueno era lo único que podía hacer dadas las circunstancias, pero creo que deberías ir.

-. Primero voy a llamar a tu padre a ver que piensa. Me da mucha pena la forma en que tu hermano ha desgraciado su vida, con las manos que siempre ha tenido para la peluquería, ha enfocado todo esto tan mal

-. Es su vida mama.

-. Ya lo se  hija, hace tiempo que me di cuenta que había perdido un hijo.

-. Tu sabes  mama que perdiste un hijo pero podías haber ganado una hija.

-.No seas tonta, se realista. Eso es imposible, puedes aceptar y hasta comprender pero nunca será una mujer, ya sabes, la gente, todo. De que sirve que la acepte como hija

-. Bueno por lo pronto creo que no lo hubieras perdido. Que no se hubieran limitado sus contactos con la familia a simples llamadas telefónicas ! Mama no te pongas a  llorar ahora, venga  llama a papa así sabrás que hacer.  

Un silencio aterrador inunda el escenario presente ante mí, silencio acompañado de miedo ante la duda, miedo ante la nada. Me siento flotar, acaso no es ni siquiera sentimiento simplemente la falta de gravedad me hace etéreo, transparente.  Es el lugar  no hay dudas, es el momento esperado y temido durante toda mi vida. No hay luz, ni sonido, ni nadie esperándome. Estoy sola ante la nada, ante mí.

Al ser consciente de mi estado, por llamarle de alguna forma, descubro la realidad irreal del ciclo de la existencia. Ante mi la nada con sentido de espera, atrás una vida donde los recuerdos y vivencias pierden protagonismo. Delante la espera vacía y sola.

Pertenezco a la nada y soy parte de ella. El sentimiento de espera va desvaneciéndose, mis leves recuerdos también. Me abandono ante lo infinito.

-. Dra. esta al teléfono la madre de Yolanda

-. Dígale que en este momento vamos a comenzar la intervención y no puedo atender su llamada, calculo que durara cinco horas. Que no se preocupe.

Tania, amiga de Yolanda: -Hola Miriam ¿sabes algo de Yolanda?

-. Hola Tania  hace un momento llame a su madre y le conté todo. Ahora quiero llamar a la clínica.

-. ¿Llamaste a la madre?  Si sabes que ella no quería avisar a la familia.

-. Da igual yo he querido hacerlo.

-. Que rápido a pasado el tiempo ¿recuerdas cuando nos dijo que se iba a operar?

-. Si rapidísimo. Me hubiera encantado acompañarla pero ella tiene que hacer siempre todo sola.

-. Y tu Miriam ¿no has pensado en operarte?

-. No lo se Tania aun recuerdo la reunión que tuvo Yolanda con el psicólogo, ví la realidad tan fría y vacía  que todas las  ilusiones que tenia sobre la operación, el cambio de vida, se me han caído todas al suelo.  Ahora estoy viviendo la operación de Yolanda como si fuera la mía. Ya veremos.

-. Yo desde luego ni loca ¿Para que?  siempre seguirás siendo un maricón. Encima ni sientes, te ponen un agujero y ya estas.

-. No digas tonterías Tania, sabes de sobra que es mucho más que todo eso. Aparte del equilibrio que pueda proporcionarte en tu interior, los orgasmos son ya de por si diferentes los de los hombre  de los de las mujeres. Por supuesto un orgasmo conseguido como hasta ahora con su sexo masculino no va a volver a tenerlo, tiene que comenzar a conocer su nuevo cuerpo. Igual que una mujer descubrir donde esta  la sensibilidad de sus zonas erógenas.

-. Las mujeres mismas  tienen diferentes formas de conseguir el placer,  depende de cada una. Ten en  cuenta que es un cuerpo diferente al del hombre, tiene que irse adaptando a él, pero de eso a que no sienta    es absurdo. Ella tiene un cuerpo de carne y hueso como todo el mundo  y el placer es muy variado y personal. Yo estoy convencida que si deseas el cambio con todas tus fuerzas  tu mente se adapta a tu nuevo sexo perfectamente.

-. Bueno vale no te pongas así, cada una tenemos nuestra forma de ver la vida. De todas formas le     deseo lo mejor

-. Tania tu sabes que Yolanda nunca se ha conformado con la vida que le han obligado a llevar. Bueno en el fondo a ninguna nos gusta pero unas se adaptan y otras luchan.  Siempre hemos estado muy desunidas entre nosotras, cada una lleva su cruz y la solemos tapar con nuestra mejor sonrisa  para que no la vean. La lucha va por dentro  y la verdad no debería ser así. Si estuviéramos más unidas conseguiríamos mucho más.

-. Ya estas como Yolanda  intentando lo imposible. Hay que conformarse  tan mal no vivimos

-. No se trata de vivir bien o mal, se trata de las aspiraciones que tengas en la vida. Hay personas conformistas, hombre, mujeres, homosexuales, travestidos, transexuales. Y también gentes con ambiciones que tienen sus ideales puestos en la vida y ahí es donde comienza el desacuerdo. Los hombres, mujeres y homosexuales ahora,  solo tienen que demostrar su valía,  los travestidos y transexuales ni eso, no te dejan ni demostrarlo pues ya tu imagen esta fuera del status convencional.

-. Yo cariño no hice estudios lo único que se hacer es limpiar casas o de puta  y la verdad prefiero hacer de puta porque limpiar escaleras por cuatro perras  no.

-. Vale  te respeto. Pero no todas somos iguales por pertenecer al mismo sexo. Hay mujeres diferentes entre ellas, hombres diferentes entre ellos y transexuales diferentes entre nosotras. No por la forma de pensar de uno se les va a considerar a todos, y esa es una de las muchas injusticias que afectan a nuestro sexo.  No somos todas iguales,  cada una tiene sus ilusiones puestas en la vida de una manera diferente. Eso hay que respetarlo igual que se respeta en los demás sexos, los derechos individuales. Cuantas veces ha pasado  Tania  que por un escándalo de una de nuestro sexo lo pagamos todas  ¿ recuerdas la disco que íbamos? Pues ya no nos dejan entrar  porque una tubo una pelea y el dueño cerro sus puertas para todos los travestíes ¿Es justo?   Una mujer tiene una pelea y no prohíben la entrada a todas las mujeres y de los hombres lo mismo  ¿cuantas veces hemos visto peleas de hombre?   Ves como no es rebeldía  es justicia lo único que se pide. Que se permitan conocer a la persona, ya sabemos el sexo que tenemos no hace falta que nos lo recuerden continuamente.

-.Ya  pero eso ha pasado siempre. Siempre alguna loca ha jodido a las demás ¿Pero que vas ha hacer?

-. Por lo pronto no ser tan conformista Tania. Despertar a ese niño dormido en nuestro interior y que vuelva a tener  ilusiones en la vida, no dejar que se duerma en la mierda  en que nos dejan vivir. El ser transexual no debe anularnos como personas. Tú o cualquiera de nosotras  antes de comenzar el cambio teníamos ilusiones en la vida, pero cuando comenzamos el cambio y a recibir el rechazo del sistema hacia nuestro sexo  desistimos de cualquier integración  y nos sumergimos en este mundo de mierda  como única opción para sobrevivir. Hay mujeres prostitutas, profesión elegida por ellas libremente,  pero saben que la mujer esta integrada en la sociedad y pueden salir de ahí cuando quieran.  Pero nosotras somos  prostitutas porque sino nos morimos de hambre. Algunas con actitudes artísticas quizás tengan un sitio en el espectáculo, pero las opciones están tan limitadas que comprendo que llegue un momento en nuestras vidas en que quieras romper con todo ¿por qué hay tantas enganchadas en la heroína? ¿porqué hay tanta agresividad en nuestro mundo? ¿porque somos felices? Por falta de amor Tania,  de integración.

     Ladrones, delincuentes, drogadictos, escándalos públicos. La sociedad con sus limitaciones va creando sus monstruos, esa es la realidad Tania, y no se puede ser conformista ante ella.  

Un fuerte impulso por no perder un segundo mas de vida me abre los ojos bruscamente. Ante mi un enorme ventanal me ofrece la visión de un cielo claro y generoso. Llaman mi atención dos ramas juguetonas que llevan el ritmo que el viento las impone. 

La luz dibuja mi figura  sobre la cama, me inunda una sensación de paz que no quiero alterar con mi conciencia. Respirar profundamente es mi pasaporte a la vida, me dejo llevar.

El sonido de una campana despierta mi silencio ¡Ya ha terminado todo!  ¡estoy viva! 

Mis manos intentan rozar mi cuerpo pero algo me lo impide. 

-. Yolanda no te muevas tienes el suero puesto en el brazo, descansa  no te preocupes. Todo ha salido bien .

A mi mente llegan imágenes sin formas, deprisa pasan unas de otras. Alguien camina hacia mí lentamente. 

__ Es Juan y yo estoy a su lado.

. La vida nos sonríe y nos premia, creo que con mi embarazo.

¡Si ¡ Estoy embarazada. Soy consciente de la vida que llevo en mi interior. Cuido a mi bebe, lo deseo con todas mis fuerzas.

..........siento unos dolores insoportables, pero a su vez la felicidad que proporciona el saber que vas a ser madre.

Estoy en un quirófano, hay mucha gente alrededor mío. Me observan y toman notas. Me hacen fotos

¡NO!¡exijo mi derecho a la intimidad! Tengo sed

Estamos solos el Dr.y yo. Su rostro esta cubierto con una mascarilla y solo puedo ver sus ojos, ojos muy familiares para mí.

El dolor se acentúa es insoportable. Sus ojos están fijos en mí

Un enorme bisturí en sus manos corta mi vientre a lo largo. Estoy inmóvil  solo observo. El introduce sus manos en mí.

¡Este niño no debe vivir!    

Oigo sus palabras mientras deja al descubierto su rostro. ¡Soy yo!

Con una furia animal me lanzo sobre él y cojo a mi hijo, deprisa, deprisa, deprisa......

Mis pesados pasos van dejando surcos de sangre en el suelo. Mi hijo esta a salvo apretado contra mi vientre con fuerza.

Ante mi una luz me indica el camino. Hacia ella es menos pesada mi marcha, sigo corriendo. Siento como mi cuerpo se va llenando de energía. Comienzo a volar. Nada me asusta, estoy a salvo de todo.

Al mirar hacia atrás veo mi cuerpo sobre el suelo lleno de sangre. Sigo adelante, la luz me da la seguridad soñada. Me siento grande, perfecta, tan en armonía con todo que el vivir comienza a tener un sentido.

Enfermera:  -. Yolanda escucha, esta aquí tu madre.

Me siento muy cansada  me da todo vueltas.

-. ¡Hijo ¡ ¿cómo estas?  Me aviso una amiga tuya. Me tenias tan preocupada. ¡no se lo que has hecho! ¿cómo no nos avisaste?

-. Señora por favor, aun esta bajo los efectos de la anestesia. Déjela que se vaya despertando sin presiones.

-. Perdone señorita. Me quedare aquí acompañándole.

-. Estoy bien, incorporarme un poco la cama. !Tengo sed!

-. Ahora tienes el suero puesto no puedes beber nada. Dentro de un rato te traigo un zumo.

-. ¿Qué tal mama? ¿cómo viniste?

-. Que iba ha hacer, hijo, fue todo una sorpresa ¿Cómo te encuentras?

-. Bien.

-. ¿Como has hecho esto, hijo? Que disgusto nos has dado a tu padre y a mí. ¿Y ahora que vas ha hacer? Se te cerraran más puertas todavía. Estas enfocando tu vida fatal. Me da mucha pena por ti, vas a ser un desgraciado toda tu vida. Y ahora no puedes dar marcha atrás. Yo siempre había tenido esperanzas en que cambiaras  ¡ no se lo que vamos ha hacer! tenias que haberme hecho caso hace años y montar tu peluquería, llevar una vida normal. No es tan difícil adaptarse a una vida sencilla, hubieras cogido tus vacaciones de vez en cuando, viajas y haces lo que te gusta,  y luego a tu seguridad que es lo más importante en esta vida. Pero has querido hacer siempre lo que te ha dado la gana y ya ves.

     Ya no eres un niño hijo, y antes de hacerte esta operación debías de haber pensado en tu futuro. Mira tus hermanas con sus carreras, sus casas, manejan dinero y son tan felices. Tienen su futuro resuelto pero  tú. Ya, ya se que siempre te digo lo mismo, pero es la verdad.  

-. Es tu verdad  mama, y por favor me estoy mareando. Cállate

-. Si claro cállate así lo solucionas todo..

-. Mama cuantas veces hemos hablado de lo mismo. Desde que tenia doce años en que leistes mi diario y comenzaste a interpretar mi  vida como un gran drama en la que tu eras la afectada numero uno, has intentado de todo mama, me has llevado a psicólogos, me hicieron una analítica de cromosomas, todo lo que tu quisisteis  ¿Que quieres ahora?

-. Nada, nada, siempre has hecho lo que has querido y allá tú con tu vida, pero no será porque no te lo he dicho infinidad de veces ¿es tan importante para ti esta operación? Si con treinta y cinco años no te ha hecho falta ¿Por qué ahora? No lo entiendo.

-. Yo tampoco mama. No entiendo nada. La única sensación que tengo en estos momentos es de liberación, me siento libre de ese órgano que desde siempre ha descontrolado mi vida ahora sin él es como nacer de nuevo, y mis perspectivas de futuro simples y sencillas. Vivir en equilibrio dentro de mis posibilidades. Mi espíritu esta tranquilo y sosegado  como si al fin le  hubiera entregado el cuerpo que  le perteneció siempre. Ahora  hasta la muerte puede ser mas tranquila. Pero no  creo que acabe aquí todo, mama, cada uno tenemos nuestra misión en la vida y la mía aun no ha terminado.

-. Si muy bonito ¿Y tu futuro?

-. Siempre he confiado en  que la vida se encargue de todo. El futuro vendrá como tenga que venir.

-. Cada día me sorprendes mas, no tienes ninguna seguridad y hablas de equilibrio.

-. Mama nuestra vida no es fácil, ya te habrás dado cuenta. Tus metas en la vida las tenias claras desde tu adolescencia, yo primero he tenido que  arreglar el cuerpo en el que nací. Ahora con mi nuevo cuerpo podré viajar por la vida con más seguridad ¿Y mi futuro?  Te podría contar mis más bellos sueños  pero son eso, sueños. La vida dirá la última palabra.

-. Tus hermanas me dan besos para ti. Tu padre no quiere ni oír hablar del tema  para él siempre serás Luis. Y yo ya estoy cansada de estar en medio de todo siempre. Solo te puedo desear que seas feliz.

A las diez de esta noche cojo el avión para Madrid, ya sabes que estoy muy liada con los niños y no puedo quedarme mas tiempo ¿ te encuentras bien?

-. No te preocupes mama me encuentro bien. Da besos a todos y dile que los quiero ¡ Pero por favor , no llores ¡  estoy bien, no pasa nada .

-. Me da mucha pena por ti, no se como se lo voy a decirle a tus hermanas pequeñas. Tu padre esta fatal y yo no se lo que voy a hacer.

-. Mama, tienes tu vida resuelta, disfrútala. No entiendo como puedes vivir tan presionada por la sociedad  y la moral. Por las gentes, eso es lo que te ha bloqueado la mente siempre para aceptar y comprender mi vida, con lo sencillo que es guiarte con el corazón. Nunca te he pedido nada mama  pero por favor  aunque estemos separados por miles de kilómetros  durante toda nuestra vida  no dejes nunca de ser mi madre. Necesito saber que estas ahí. Y ahora deja de llorar y pide que me traigan un poco de agua que me muero de sed. 

La noche llega a su fin, pronto amanecerá de nuevo. Como siempre en ese horizonte saldrán los primeros rayos de sol, de ese sol de siempre que hemos visto tantas veces  que ni lo miramos.

Hoy presiento un día especial, la noche fría me lo promete. Hoy,  me dijo, nacerás de nuevo como el día, joven  pero con la sabiduría de siempre.

La Dra, Leyes me da el alta esta mañana, diez días ingresada  con la recuperación correspondiente a una operación de este tipo  me hacen desear este momento con fuerzas. El rumbo a seguir no lo tengo claro  aunque confío en la vida y sobre todo en mi. 

El otro día  recién operada pude mirarme al espejo. La sensación que tube me sorprendió, mi cuerpo aceptó el nuevo órgano sexual como si le perteneciera de siempre, como si siempre hubiera estado ahí. Mi mente y espíritu eran invadidos por una paz que en mi vida  había sentido.

Todo mi pasado en busca de un equilibrio había merecido la pena, me siento fuerte ante la vida. Quiero a los corazones de hierro a  los que perteneceré siempre  pero no volveré allí. Me mezclare con los normales para sentir al fin el derecho a la vida, La Dra Leyes así me lo aconseja,  introducirme en la sociedad  con mi nueva documentación y mi nueva vida  ¿olvidar? nunca, mis vivencias es lo único que tengo para sentirme viva, para saber donde he llegado ¿Mentir? Pienso que no, las personas no llevan el sexo como tarjeta de presentación. Vivir simplemente y sentirme una persona normal, integrada en este sistema egoísta e incomprensivo. Y mezclarme con él, no rendirme ante él  sino bucear en él con el corazón de hierro siempre.

Jugare a su juego ¡deseo tanto comenzar a vivir!

Doctora: -. Buenos días Yolanda ¿dispuesta?

-. Mas que nunca Dra. ¿hablo con el abogado?

-. Si se llama Chua Rico. Aquí tienes su dirección, esta tarde te recibe ¿va todo en marcha?

-. En marcha. Bueno ¿cómo me ves?

-. Estás preciosa. Además estoy sorprendida con tu cambio, te voy a ser sincera. El efecto que ha producido en ti la operación  a sido asombroso, siempre te he visto una imagen femenina y agradable pero después de operarte, tu cuerpo, tu mirada ¡sorprendente! Se percibe en ti tal seguridad que creo que tu futuro puede ser muy  prometedor ¿recuerdas tus dudas? Creo que en tu caso todo eso pasó. Puedes contar con un físico agradable y en equilibrio, que no llama en absoluto la atención de los normales, como tu nos llamas.

-. Gracias Dra. me siento muy bien. Todo lo que venga lo resolveré en su momento. Se que soy transexual, se que habrá gente que lo noten, se que habrá gente que nunca me consideren del sexo femenino. Pero me da igual, de momento voy a jugar al juego, como tú dices. Buscare un trabajo y comenzare de nuevo como punto de partida. Ya el destino me dará sus respuestas.

-. Estupendo Yolanda, así te quiero ver optimista ante la vida ¿piensas vivir aquí en Barcelona?

-. No Dra. tengo algo de dinero ahorrado y unos amigos en Alemania, por esto  cuando la abogada me solucione mi pasaporte nuevo voy a pasar un tiempo por allí.

-. Me parece estupendo. Bueno Yolanda voy a continuar mi trabajo. No olvides visitarme alguna vez y mucha suerte en la vida.        

Al despegar el avión con destino a Berlín  mi reloj marcaba las ocho de la tarde. Estaba anocheciendo las luces de la ciudad se veían a lo lejos como un jardín iluminado, lejano, distante que pronto desaparece de mi vista para dar paso a la oscuridad.

A mi lado una anciana de bello pelo canoso  me habla sin cesar. Mi mente se pierde a ratos.

La abogada Chua Rico me soluciono mi documentación en un tiempo corto. Ahora en mi carnet de identidad figura mi nombre de mujer, mi órgano sexual también pertenece al mismo sexo y mi mente siempre lo fue. Creo que al fin hay algo de equilibrio en todo esto.

Este vuelo rápido, veloz hacia tierras desconocida, me produce la sensación de ir dejando atrás todo un pasado lleno de incomprensión. Una tierra lejana y desconocida pone la incógnita a mi destino. Mi futuro acaba de comenzar.

La anciana, Sra. Manuela, continúa hablándome de su familia sin cesar. Su marido es alemán y tiene un hijo, Marcos, a los cuales hace tiempo que no ve. Ella vivió veinte años en Alemania pero volvió a su tierra natal después del divorcio.

Desea volver a verlos, y quiere presentármelos en el aeropuerto cuando lleguemos ¡ aun tengo que superar tantas cosas!  sigo con esa inseguridad que de vez en cuando inunda mi cuerpo ante la reacción de las personas al conocerme. Tengo que estar convencida de mi sexo y con seguridad ante el futuro.

Laura me espera en Berlín. La conocí hace años en unas vacaciones en Palma de Mallorca. Es una chica estupenda, tiene un hijo, Alberto de siete años.  Cuando hable con ella de mi viaje a Berlín  no le dije nada de mi operación, se que se va a alegrar mucho. Ella siempre ha tenido clara mi identidad sexual  y con ella será más fácil darle un nuevo rumbo a mi vida.

¡Estoy impaciente por llegar¡ incluso tengo curiosidad por conocer a la familia de la señora Manuela , de la que tanto me habla. No me planteo metas de futuro. Quiero vivir el momento, saborearlo minuto a minuto. Me siento libre, como si hubiera escapado de una jaula en la que he vivido toda mi vida y que acaba de abrirse para mí.

       El anuncio de nuestra llegada a Berlín en unos minutos  hace que la señora Manuela con los nervios a flor de piel, no encuentre la barra de labios en su bolso. Yo la ofrezco la mía  que ella sonriente acepta con un  --gracias hija – que me inunda de ternura ¡la hora ha llegado ¡Al descender por las escalinatas del avión, con la señora Manuela sujetada a mi brazo con fuerzas,  mi mente esta en blanco. El ruido de los aviones al aterrizar y despegar  es mi sinfonía. El escenario Berlín, quizás no el mas apropiado dada su historia  pero para mí nuevo y refrescante. Una vez mas mi vida se enfrenta a un reto, esta vez definitivo.

      La señora Manuela esta tan ilusionada con la llegada que no para de hablarme de su hijo. A lo lejos un joven alto, atractivo saluda en nuestra dirección. Por la reacción de la señora Manuela  pude intuir que se trataba de Marcos, su hijo. Soltó mi brazo con fuerzas y fue a su encuentro.

Mi equipaje era pequeño como tantas veces, dispuesto a recibir lo que la vida le brinde. El aeropuerto repleto de gentes andando deprisa rompe con mi estado tranquilo y sosegado.

Mi nombre suena en alto, quizás a gritos. Es la señora Manuela con su hijo del brazo que camina hacia mí.

Un hormigueo estremecedor inunda mi cuerpo. Unos ojos azules profundos, fijos en los míos  tranquilizan mi alma.

Laura me saluda de frente. Berlín hizo su recibimiento. Creo que esta noche dormiré tranquila. 

Ha comenzado a llover, el sol rompe unas nubes  negras en el horizonte que dan paso a un bello arco iris. Amanecer en Berlín forma parte de mi rutina diaria. Cuando sale el día despierto con él  para poder disfrutarlo plenamente.

Hoy es un día frío, no tardo en buscar algo de abrigo que me proteja de él, además  hoy es un día especial, Laura lleva días intentando que saliera de casa y presentarme a su grupo de amigos, pero he preferido  esperar,  aislarme un tiempo, no apresurarme en vivir. Pero hoy es diferente. Desde mi llegada a Berlín las llamadas telefónica con la señora Manuela y su familia han sido diarias, creo que los conozco de siempre. Marcos, su hijo, es encantador. Percibo en sus llamadas un cierto interés por mí que me confunde y del cual no puedo escapar.

Hoy ceno con ellos en su casa  y los nervios me impiden relajarme.   

   A las siete de la tarde sonaba el timbre de la puerta, era Marcos. Yo llevaba horas arreglada, impaciente ante mi primera salida al  mundo. Laura esta más ilusionada que yo, se paso todo el día hablándome de Marcos e imaginando un futuro junto.  Yo sin embargo prefiero no imaginar.

Después de toda una vida viviendo a la defensiva, presionada, marginada, con ese sentimiento de ser víctima que ya nos imponen nada mas nacer, el juego que ahora me toca vivir me da terror.

Soy mujer y como tal tengo que vivir, olvidar mi pasado y marcarme un futuro nuevo. Son consejos maravillosos  pero el hacerlos realidad resultan más complicado. Marcos me atrae y puedo intuir que yo también a él  pero se que si supiera que soy transexual me daría la espalda radicalmente. Y su madre  la encantadora señora Manuela  con su moral y sus principios, más.

¿Que debo hacer seguir el juego o seguir recibiendo puñaladas?  Por supuesto Laura esta totalmente convencida de que debo jugar, es más lo tiene claro. Soy mujer y no tengo que dar explicaciones a nadie Sin embargo la duda e inseguridad llena mi mente, soy yo la que tiene que convivir con ellas aunque también soy consciente que para ser feliz tengo que apartarlas de mí.

Pero aquí estoy esperando que la vida se encargue de todo. Esperando encajar en este rompecabezas que es mi vida. Jugando mí ultima carta.

-. Estás preciosa Yolanda. Estas flores son para ti.

Berlín vibra a mí alrededor. Sus calles, sus plazas  iluminadas en la noche  reflejan un pasado lleno de emotividad. La energía que percibe mi cuerpo me hace sentirle cómplice.

Berlín es nuevo, su pasado es historia. Ahora me toca a mí romper muros y liberarme de mi pasado, conseguir que sea solo historia y vivir, vivir en mí

Durante nuestro trayecto en coche Marcos estuvo encantador, atento, dispuesto a conocer mis planes de futuro. Me resulta tranquilizante su compañía  aunque soy consciente de mis límites y este juego me resulta peligroso.

La cena familiar resulto  estupenda. Conocí a su padre militar jubilado que me  invadía de preguntas continuamente. La señora Manuela suavizaba la conversación como solo una madre sabe hacerlo. Y Marcos atento y enamorado como siempre.

Al terminar la cena  Marcos y yo fuimos a tomar unas copas  a un pub  de unos amigos  de él. Allí embriagada por su olor, hipnotizada con su mirada, seducida por sus encantos, sentí su cuerpo cerca del mío por primera vez. La música  sin oírla plenamente, participaba en ese momento mágico del cual me dejaba llevar.

...Y sentí sus labios sobre los míos y un te quiero lleno de esperanzas.

Había caído en el juego del amor una vez más, pero esta vez en un juego lleno de incógnita sin resolver. Me dejaba llevar hacia el mundo que siempre había anhelado y al cual sentí pertenecer por primera vez.

Una vez en casa sola frente al espejo  sentí el fuego del amor sobre piel, después de llevar tanto tiempo apagado. Comprobé que mi cuerpo se estremecía al recordarle. Suavemente fui dejando caer la ropa que cubría mi cuerpo, acariciando mi piel. Mi cuerpo estaba despierto, vivo, deseando sentir.

Ya era tarde para dar marcha atrás el amor había entrado en mi vida.

Las sucesivas visitas de Marcos y la fuerza que fue cogiendo nuestra relación  me izo plantearme mi primera relación sexual después de la operación. La Dra. Leyes me recomendó esperar tres meses. Mi cuerpo ya estaba preparado. Pero mis miedos aun aparecían como fantasmas cuando mas feliz me sentía

Hoy amanecí triste, intranquila .Llena de dudas sin respuestas, con miedo ante la dirección que iba llevando mi vida .

Marcos me llamo para vernos como siempre, pero he preferido ponerle una disculpa y quedarme en casa Necesito plantearme la relación. Laura no quiere oír hablar del tema, esta convencida de que esos fantasmas que frenan mi felicidad no tienen sentido, sin embargo cuando telefoneé a Miriam  el planteamiento fue diferente. Ella esta conmigo en mis dudas y cree necesario que hable con Marcos de mi condición de transexual. Si contrajéramos matrimonio sin él saber mis raíces sexuales los problemas llegarían pronto. Notaria que no tengo menstruación, y aunque lo pudiera ocultar ¿y los niños? ¿ y vivir toda una vida sin poder ser sincera con la persona que amas?

Pero estoy convencida que hablar con Marcos de este tema es ruptura ¡Imposible ser libre cuando naciste encadenado ¡

A mi mente vuelven las imágenes de España. Los corazones de hierro unidos en la soledad de su mundo, allí me siento pertenecer y el ser consciente de ello es lo que me impide avanzar.

Me miro al espejo y veo el cuerpo de una mujer  pero mi mente aun no descansa, esta en equilibrio con mi cuerpo pero no con su entorno ¡hay tantas dudas! ¡invaden tantos miedos! que el vivir me resulta cada día mas agobiante.

Quiero a Marcos  con todo mi corazón sufrido a falta de amor, y seria tan fácil llenarlo de él, fundirme con él, ser feliz. Pero estos fantasmas creados a lo largo de mi existencia me recuerdan continuamente quien soy.

Hoy he querido perderme por Berlín, pasear por sus calles, descansar en sus parques, mezclarme con sus gentes.

A lo lejos llama mi atención una tienda con trajes de novia en sus escaparates. Frente a ellos  mi mente se sumerge en un bello sueño ¿ seria posible llegar al final del juego?

Una sonrisa cómplice me da la bienvenida y me invita a pasar. Mis manos acarician los bellos trajes con ese perfume a azahar que tanto inspira a los amantes.

La empleada de la tienda se interesa por mi relación de pareja y me invita a probarme uno de sus bellos trajes. Me fui dejando llevar, y un equipo de tres personas se encargaron rápidamente de vestirme con el traje seleccionado.

Me sentía una princesa a punto de convertir en realidad mi más bello sueño. Unas manos suaves colocan el tocado en mi pelo  con un enorme velo de tul poniendo punto final a su trabajo. Frente al espejo, ciega  ante mi realidad, no pude evitar recordarme de niña  cuando a escondida de mi familia me hacia trajes fantásticos  con telas  y jugaba a ser princesa.. Esa niña era ahora la que estaba más satisfecha. Esa niña era feliz por primera vez por primera vez  en su vida.

 ¡Tengo que hablar con Marcos!

Camino hacia casa mi mente iba imaginando la forma, las palabras que pronunciaría cuando estuviera frente a él. Imaginaba la expresión de su rostro, el asco de sentirse engañado ¿ como explicarle para que mis palabras le hagan el menos daño posible? Le quiero tanto. Por primera vez en la vida me siento persona ¡me resulta tan difícil  regalar mi libertad merecida!  ¡sacrificar mi felicidad!!

Mi sorpresa llego al entrar en casa y encontrarme a Marcos y sus padres esperándome. Me quede paralizada ¿sabrían algo?

Laura rompió el hielo con su especial dinamismo y me explico que había sorpresas maravillosas.

Con una botella de champán en sus manos Marcos se acercó a mí  y dándome un beso en los labios me entrego una pequeña caja y un te quiero. La señora Manuela con su enorme sonrisa miraba con ternura a mis ojos aterrorizados. Laura y el padre de Marcos me invitan a abrir el paquete.

Un anillo de pedida con una dedicatoria –para siempre---

Aplausos y alegrías. Todo era una locura. Pero una locura maravillosa incapaz de romper.

La fecha de la boda se fijo para el treinta y uno de diciembre. Fin de año y principio de una nueva vida.

Todo el mundo estaba como locos con los preparativos de la boda,  y yo seguía buscando el momento de poder hablar con Marcos  de la situación.

Miriam llega  a Berlín la semana próxima y espero que me rescate de este sueño maravilloso del que tanto me cuesta despertar.

Ya han comenzado las primeras contrariedades, mi familia. Marcos esta deseando conocerlos.

Me encantaría  ver la reacción de mi madre al enterarse que voy a contraer matrimonio con un hombre normal, en un ambiente normal y  en unas circunstancias no muy normales.

Todo es demasiado maravilloso para ser verdad. A veces pienso en el momento en que todo se aclare y me da pánico. Siento como de nuevo tengo que dar explicaciones y pedir perdón por ser como soy, y disculparme por haberme dejado llevar por mi naturaleza.

A veces me inunda esa rebeldía tan pegada a mí y me encantaría llegar al final. Y en el altar, frente a Dios y frente al mundo, sonreír, y gritar a voces  SOY TRANSEXUAL   ¡ SOY TRANSEXUAL POR LA GRACIA DE DIOS ¡-

Después de contraer matrimonio la señora Manuela a decidido que vivamos en su casa, creo que ya no piensa volver a España, la hija que tanto ha deseado ya la tiene y ese cariño es correspondido por mi. Ella es la  madre que me quiere por lo que soy, una verdadera mujer.

Es todo perfecto, hasta el traje de novia que Laura y yo buscamos por Berlín, ese traje maravilloso que me lleve al altar ante Dios y ante los hombres con mi triunfo en las manos.

Todos los días al despertar dudo si todo ha sido un sueño. Solo quince días faltan para el gran día y sigo sin encontrar el momento de hablar con Marcos.

 La señora Manuela  quiere que vallamos a un convento de las hermanas descalzas del que es muy devota. Desea que nuestra boda se celebre allí. Ya le explique que no estoy bautizada  para no tener que pedir mi partida de bautismo y rápido lo arreglo todo para nuestra próxima visita.

Todo encaja como si la vida estuviera de mi parte, y mi pasado sigue mudo ante mi nueva realidad.

 Miriam llegó a las cinco de la tarde. Marcos y yo la esperábamos impacientes en el aeropuerto. Llegaba el final de mi sueño, ahora con Miriam a mi lado podría afrontar la situación con más fuerzas y sobretodo, segura de saber que no estaba sola.

El avión llego con retraso pero mereció la pena la espera, Miriam, sonriente apareció frente a nosotros. Marcos estuvo un poco frío cuando los presente, pero no le di importancia conociendo su timidez.

En el coche de regreso a casa, no paramos de hablar y de contarnos todas las cosas que habían sucedido en España en todo este tiempo. Marcos permanecía en silencio, dejando que nuestra conversación siguiera sin interacción.

Mi sorpresa llego en casa  cuando Marcos me pidió un momento a solas. En el salón Marcos me miraba a los ojos serio y confuso, y  formulo la única pregunta que por nada del mundo esperaba.

Marcos: -.Yolanda sinceramente ¿Miriam es un hombre?

Se que mi cuerpo comenzó a temblar sin control, era la primera vez que Marcos y yo afrontábamos ese tema. No se porque le dije que si y que era mi mejor amiga.

Por la expresión de su cara supe que no le gusto la respuesta. Esa noche marcho sin más. Había sido un paso importante el que había dado, ahora tenia que seguir con la verdad adelante.

Mirian: -. Te das cuenta Yolanda  lo peligroso que puede ser para tu vida que sigas con esto. Nunca te saldrá bien antes o después todo se aclarara  y tu quedaras hundida !El paso lo debes dar ahora!

-. Miriam si tu le hubieras visto la cara y la expresión en el momento en que me preguntaba si tu eras un hombre. Era una expresión de rechazo,  de asco que no puede quedar así. El lo sabrá todo en su momento. No quiero ponérselo fácil. Tenia que haber sido más comprensivo contigo.

-. ¿Pero donde quieres llegar?

-. De momento esta tarde iré con mi futura suegra al convento donde quieren que se celebre la boda, luego Dios dirá .

La ermita no estaba lejos de Berlín, a las afueras en una verde pradera. Era un edificio pequeño, humilde y muy blanco. Un bello escenario para un bello sueño.

Nos recibió la hermana Angela, pequeña anciana, dulce y española. Hablaba un simpático castellano y su amistad con la señora Manuela venia de años. Tenia todo preparado para la ceremonia. Ella tocaría el violín y seria una ceremonia sencilla y emotiva, todos estábamos de acuerdo.

Me presentaron al padre Peter que oficiaría la ceremonia, él me enseño la capilla.

Una imagen de la inmaculada como único testigo frente a mí

-. ¿Creo que tienes intención de recibir el bautismo? 

Todo fue rápido y ciego. La señora Manuela y la hermana Angela fueron testigos de mi bautismo en comunión completa con Dios.

 ¡Merecía tanto ser reconocida por la iglesia¡  Sentía que no tenia porque pedir perdón a nadie. La fuerza que guiaba mis pasos era segura y firme, mi conciencia también. 

De regreso a casa fuimos a la última prueba del traje de novia. Al tenerlo puesto no pude evitar comenzar a llorar.

Había andado tanto ¡necesitaba tanto descansar!

Miriam: -. No quiero participar en tu juego Yolanda, mañana marcho para España. Esta es tu historia y yo estoy fuera de ella. No quiero ver nada más. Te quiero demasiado.

Laura será la madrina y Alberto el paje. El padre de Marcos me llevara del brazo al altar donde estará él esperándome  ¿cómo poder renunciar a un final feliz? Imposible. Mi corazón necesita recompensas para seguir viviendo. 

Toda la noche lloviendo. No hay luna ni estrellas, solo el silencio y la oscuridad. No puedo dormir, frente a mi  iluminado con una tenue luz  esta el traje de novia.

Mi mente se pierde continuamente, intenta crear situaciones, predecir el futuro, descansar.

Recuerdo el cuerpo de Marcos abrazado al mío, sus labios besando mis labios, sus gemidos de placer, sus palabras de amor. Y recuerdo a los corazones de hierro pidiendo venganza, luchando por un sitio donde descansar. Y siento los ojos de mi madre fijos en los mío, en silencio. Falta tan poco tiempo y resulta tan larga la espera.

La noche llega a su fin, pronto amanecerá de nuevo. Posiblemente no brille el sol y unas nubes grises me acompañen pero llegare triunfadora.

Miriam marcho para España, de nuevo sola frente a mí. Es mi historia y debo vivirla sin implicar a nadie. Estoy tan confusa que prefiero no pensar, vivir mi sueño sin imaginar pesadillas.

La noche es larga y oscura, no termina por amanecer.

La noche me quiere conceder más tiempo.

              Laura esta en la cocina preparando café, el olor llega hasta mi dormitorio recordándome que la noche ha terminado. Estoy agotada, el sueño no apareció y mi mente esta vacía.

El reloj marca las ocho de la mañana, Laura me sugiere un baño caliente que no dudo en tomar. En el dormitorio el traje de novia me recuerda el momento que llega.

Las nubes grises quieren romper en el cielo y dar paso a un color azul pero están indecisas.

El sonido del timbre de la puerta me sobresalta, Laura me trae sonriente un enorme centro de flores acompañado de una tarjeta de Marcos recordándome su amor. Al centro le acompaña el ramo que he de llevar al altar.

Suena el teléfono, la señora Manuela nerviosa e ilusionada intenta tranquilizarme. Me recuerda que seré la novia más bella del mundo.

A las once de la mañana llegara el coche a recogerme y todo lo que ocurra después será rápido y ciego. Tan solo el olor a azahar me recordara que mi sueño se esta realizando.

         El traje es de un estilo romántico en color crudo  entallado a la cintura  con una larga cola de dos metros. Al escote estilo barco le acompañan unas flores en tela amarillo pastel situadas sobre los hombros.

El maquillaje suave. El pelo recogido en un moño  que sostiene  un espeso y largo velo de tul. Desde la ventana compruebo que el día se esta abriendo dando paso a un sol tímido y flojo  pero iluminado. Dos palomas vuelan a lo lejos libres y enamoradas, tan diferentes a mí que siento las barreras que me han oprimido siempre con más fuerzas que nunca. Mi libertad no esta aquí

El coche esta esperando, Laura y Alberto me miran con orgullos. En la calle me observan las gentes sonrientes. Se oyen felicitaciones a lo lejos. Siento que los corazones de hierro deberían estar aquí festejando mi triunfo.

La pradera a lo lejos me permite divisar la ermita llena de gente esperando. Unas campanas suenan  anunciando mi llegada. Es un día precioso. Las nubes desaparecieron del cielo como por arte de magia  y se descubre un sol brillante y joven.

El padre de Marcos me abre la puerta del coche. Al salir miro a Marcos  fijamente, él me sonríe enamorado y ciego ante mi realidad. La señora Manuela me da un beso de confianza.

¡Estas preciosa¡

Una música de violín comienza a sonar en el interior de la ermita. A mi alrededor caras sonrientes me dan la bienvenida.

El sonido de un trueno une de nuevo a las nubes cerrando el cielo azul. Un vacío estremecedor inunda mi cuerpo. Siento no pertenecer al escenario en el que se están desarrollando mis sueños. 

Camino hacia Marcos sola y distante  

-. Marcos  deseo hablar contigo antes de la ceremonia

-. ¡Ahora! 

El sacerdote nos llevo a la sacristía. La confusión dio lugar a susurros a lo lejos. Marcos y yo frente a frente. Mi sueño había terminado.

-. Cuando nací me llamaron Luis aunque siempre he sabido que era una mujer. Marcos lo siento. Te has enamorado de mi por lo que soy, no por lo que era .

-. Pero Yolanda  ¿Qué estas diciendo? ¿Por qué has esperado ahora para decirlo?

-. Te quiero, lo único que he hecho a sido dejarme llevar por el amor  y por la necesidad de sentirme persona por primera vez en mi vida.

-. Pero ahora no se que eres ¿mutante? ¿qué eres?.......no se, siento repulsión de mi mismo ¿que me estas haciendo?

-. Sabía que en el momento en que supieras mi condición de transexual te iba a perder. Por eso tarde tanto en decírtelo ¡Era tan hermosa nuestra historia!

-. Si, pero y yo ¿Qué? Me has engañado. Eres un m.....

-. Maricon  ¿un hombre? No, siempre he sido una mujer. Antes sentía lastima por mí. Ahora siento lastima por ti. 

Todo el mundo esperaba en la capilla, confusos, impacientes. Me miraban con extrañeza mientras  recorría el pasillo hacia la salida, sin pronunciar palabras. 

-. ¿Yolanda hay problemas?

-. Lo siento. 

El coche me llevaba de nuevo a casa  junto a Laura y el niño. Laura consolaba mi llanto. El sueño había terminado . 

...................Y abrí los ojos de repente en la oscuridad de aquella habitación. Mi cuerpo estaba mojado en sudor y aun temblaba.

 Poco a poco voy tomando contacto con la realidad. El olor a humedad me recuerda que estoy en una pequeña pensión de las ramblas de Barcelona. 

¡Todo ha sido un sueño¡  ¡una terrible pesadilla¡  Busco un interruptor de luz . 

La abogada Chua Rico me aseguro que en seis meses sabría algo de mi nueva documentación. Me citará un forense y dictaminara si soy lo suficientemente mujer como para recibir la documentación nueva. De momento seguiré con la de siempre. Como siempre. 

......................Y no siempre sale todo como se espera. 

El sonido de un televisor despierta mi atención. Abro la puerta y me dirijo hacia una sala en la que varias personas están mirando una escena erótica. Me siento entre ellas  y saco un cigarrillo del bolso. Un encendedor en llamas aparece frente a mí. Un joven  sonriente me pide permiso para sentarse a mi lado. 

-. Hola me llamo Marcos ¿como estas?

-. Bien gracias.

-. ¿Eres nueva aquí  no?

-. Si llegue esta tarde y dormí un poco, me acabo de despertar.

-. Sabes eres preciosa ¿como te llamas?

-. Me llamo Yolanda y SOY TRANSEXUAL

Por Yolanda Álvarez-2005   Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Comenta esta Bio, indica en el titulo el reportaje del que estas hablando  Midi 
Última actualización el Viernes 20 de Febrero de 2009 17:43
 
Free template 'Feel Free' by [ Anch ] Gorsk.net Studio. Please, don't remove this hidden copyleft!